dijous, 4 d’abril de 2013

Born to Die in Berlin



Actualmente, los jóvenes de todo el mundo sólo quieren una cosa: venir a Berlín. Precisamente esta ciudad, cuyo abismo entre riqueza privada y pobreza pública ya recuerda al de un país en desarrollo y en la que nada mejora a excepción de la oferta gastronómica y las rentas de los propietarios de inmuebles, se ha convertido en el principal punto de atracción para los jóvenes. (...) La razón: es el único lugar interesante en el hemisferio occidental en el que se puede llegar bastante bien a fin de mes sin mucho dinero. Aquí, los años de las vacas gordas en realidad nunca comenzaron, aquí uno se mantiene a flote en tiempos difíciles haciendo chapuzas y se distrae con la ocasional depresión propia de la gran ciudad hasta que vuelve a Múnich, Stuttgart o Sídney. La promesa que esta ciudad hace a quienes atrae no es, precisamente, si lo logras aquí, puedes lograrlo en todas partes. La promesa es: si te las arreglas para sobrevivir al invierno, el verano es genial.


MEREDITH HAAF. "Dejad de lloriquear" ("Heult doch", 2011)
Trad.: Patricio Pron

2 comentaris:

  1. Vaya, me he chocado varias veces con ese libro. ¿Qué tal está? La reflexión es graciosa y triste, a la vez.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo me lo estoy leyendo ahora y me está pareciendo muy interesante.

      Elimina