dilluns, 17 de juny de 2013

Viva Acid House

"A Occident encara vivim sota la influència de l'acid house i les raves. La majoria de la gent no ho veu com quelcom polític o compromès, perquè per a qualificar un artista de 'polític' solem fixar-nos en què 'diuen' les seves lletres, però és igual d'important el que "fa" la música, les relacions socials que propicia. Organitzar una festa techno autogestionada suposa recuperar espais morts de la ciutat, injectar-hi vida i comunicació, encara que sigui de manera temporal". Ho diu el sociòleg Isidro López en declaracions que Rolling Stone recull a la seva darrera edició espanyola -en el marc d'un interessant article sobre l'acid house-. Doncs sí, ara mateix resulta molt més revolucionària una hedonista festa electrònica, que determinats grups de rock amb posat compromès oferint emotius discursos davant d'un públic que es pot permetre pagar 40 euros per l'entrada d'un concert - i que l'endemà es limitarà a explicar a les xarxes socials com va ser de bo l'esdeveniment de torn-. Potser per això, a determinats polítics els agrada tant sortir a la foto cada vegada que es duen a terme macrofestivals que acaben degenerant en raves controlades, domesticades i amb preus no aptes per a qualsevol butxaca.






Audio: "Viva Acid House" - Sencillos

3 comentaris:

  1. http://esunrobo.bandcamp.com/track/poder-en-la-sombra
    "En la música popular de la segunda mitad siglo XX se consideraba que un artista "comprometido" o "político" era alguien que dotaba a sus letras de un mensaje político. Esta concepción, nacida por oposición a los edulcorados temas sentimentales del pop o la pulsión sexual del rock and roll, se presenta como extraña a muchos de los estilos que van naciendo a partir de mediados de los años 80 y, muy especialmente, los que tienen que ver con la música electrónica. A partir de este momento el papel de la "letra" en los nuevos estilos se va a polarizar: mientras que en el hip hop la narración se va a situar aún más en el centro de su apuesta estética, en otros como el house, el techno o el dub la letra tal y como la conocemos va a desaparecer. Curiosamente estos estilos "sin letra" son los últimos que han ocasionado estallidos culturales, análogos a las grandes explosiones de la contracultura y el punk.

    En Occidente aún vivimos en la estela de la fuerte conmoción que supuso el Segundo Verano del Amor y el estallido del acid house y las raves. ¿Podemos entonces decir que ha desaparecido la posibilidad de hacer música "política" o "comprometida"? La respuesta requiere replantearnos la definición inicial de "comprometido". La carga, o mejor dicho, la potencialidad política de las nuevas músicas reside en lo que la música "hace" y no tanto en lo que la música "dice". Una fiesta techno autogestionada que recupera espacios muertos de la ciudad y les insufla vida y comunicación, aunque sea temporal, es, en sí, un acontecimiento que puede tener carga política. Así lo entendieron colectivos como Reclaim the Streets o Exodus en la Inglaterra de principios de los 90 que quisieron hacer un uso consciente de estas potencialidades con resultados políticos sorprendentes. Crear redes de distribución independientes que dan salida a material de pequeños productores que contribuyen a la construcción de un acervo musical común con un uso intensivo del sampleado, el remix y la copia también lo es. Son estas características políticas, o politizables, novedosas alejadas del "mensaje" las que están detrás de fenómenos culturales masivos, esta vez fuera de Europa, como son los sonideros latinoamericanos..." IMPERDIBLE... FUNDACIÓN ROBO!!

    ResponElimina
  2. Isidro López antes lo escribió para la Fundación Robo... :)

    ResponElimina